martes, 20 de junio de 2017

Estrella Digital - Afinsa y Fórum: familias olvidadas y patrimonio malvendido.

Estrella Digital 

(Enlace a fuente Estrelladigital)

ONCE AÑOS SIN SOLUCIONES


Afinsa y Fórum: familias olvidadas y patrimonio malvendido


De antes de la crisis y de nuestra creciente preocupación por los accionistas; de antes de las preferentes y de los desahucios. 470.000 familias perdieron hace 11 años sus ahorros. En tiempos en que se pide que se devuelva dinero a los accionistas de entidades financieras y protección a los ahorradores, las familias que compraban bienes tangibles siguen desprotegidas 


El calvario de las 470.000 familias arruinadas por la intervención de las filatélicas Fórum y Afinsa y Arte y Naturaleza no concluye. Han transcurrido 11 años desde que las entidades fueron intervenidas y los afectados no han recuperado sus bienes ni su dinero.
Ambas sociedades estaban operativas desde hacía más de 25 años y nunca durante este tiempo habían tenido ninguna reclamación por parte de sus clientes y siempre habían cumplido con todos los compromisos pactados.
 Una dudosa intervención
El Gobierno socialista decidió la intervención de ambas entidades porque consideraba que estas empresas eran financieras y tenían un desfase patrimonial. Un argumento dudoso que ha contaminado todo el procedimiento, toda vez que la Administración y multitud de sentencias han reconocido el carácter mercantil de las entidades.
Un asunto que no es baladí ya que, en el caso de una entidad mercantil, los bienes propiedad de los clientes no se hubieran puesto en el activo de la empresa y los propietarios de los bienes podrían haberlos tomado y negociado con ellos.
Además de este proceso administrativo y de la liquidación concursal de las sociedades se desarrollaron los correspondientes procesos penales. El resultado, según los juzgados, 470.000 familias estafadas por valor de 6.300 millones de euros.
Según los afectados, las intervenciones de Afinsa y Fórum no se realizaron para proteger a los clientes de ambas entidades. El modo y la forma en que se realizaron las intervenciones, con gravosas y desproporcionadas medidas cautelares, provocaron de forma automática la insolvencia y quiebra de ambas empresas, causando así a los afectados un daño irreparable, sin salvaguarda de sus derechos e intereses.
Desde el punto de vista jurídico, los afectados esgrimen como una de sus bazas el auto del Tribunal Supremo de julio de 2012, en el que se ratifica la naturaleza mercantil y no financiera de Afinsa y Fórum Filatélico. También, la sala 28 de la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncia en los mismos términos, al afirmar que "estamos ante un negocio completamente legal, realizado mediante contratos mercantiles lícitos y vigentes a la fecha de intervención y cierre de la empresa, que no pueden ser considerados como de índole financiera y que no existe simulación entre las partes contratantes".
No puede hablarse, por lo tanto, de captación de ahorro, captación de ahorro público, negocio financiero con déficit patrimonial, contratos de préstamos o quiebra. Esa es la razón por la que los ahorradores reclaman la devolución del dinero. No eran accionistas ni inversores, sino clientes de una mercantil.
Los afectados de Fórum han percibido un 20,5% de su inversión, mientras que a los de Afinsa se les ha devuelto un 10%, como consecuencia del proceso de liquidación de las sociedades. Sin embargo, los ahorradores consideran que el dinero que se les ha reembolsado procede de liquidez de las entidades más que de la venta de activos.
Patrimonio malvendido: sellos, arte e inmobiliario
Con dos querellas por presuntos delitos de prevaricación, falsedad de cuentas anuales, falsedad en documento mercantil, administración fraudulenta o desleal con agravante de mala fe, que no han prosperado, la actuación de los administradores concursales ha estado rodeada de polémica desde el primer momento.
En el procedimiento se incautaron y consignaron sellos propiedad de los clientes, valorados a precio de catálogo por encima de millones de euros. Estos sellos fueron incluidos en el activo de la empresa, tras haber sido devaluado su valor al 12% de su precio en catálogo, por comerciantes, que no expertos filatélicos.
Pese a que la Audiencia Provincial de Madrid recalcaba la naturaleza mercantil y no financiera de los contratos de Afinsa, los administradores concursales consignaron los sellos de los clientes en el activo de la empresa y se negaron en redondo a entregarlo a los legítimos propietarios que pedían recuperar su posesión. Los inversores declaran haber sido expropiados por los administradores concursales.
Con un valor postal de 3,5 millones de euros, el perito que nombra el juez reduce su valor y se ponen a subasta, por una entidad alemana, con un valor de 2,2 millones, con una comisión del 20%.
Los administradores concursales ordenaron al ejecución mediante subasta de la colección de arte “Colección Siglo XXI”. La subasta se produjo a través de Ansorena, Casa de Arte.
Se produce la circunstancia de que esta casa de subastas fue encargada en su día de tasar los bienes de Afinsa para su evaluación dentro de la masa del concurso, tras la intervención de la compañía. Los afectados siempre han señalado que no deja de resultar cuanto menos chocante que la misma casa de arte que tasa los bienes de la filatélica, a precios extraordinariamente escuálidos, sea posteriormente, y también bajo condiciones de precio nada favorables al concurso, la responsable de sacar dichos bienes a la venta mediante subasta.
Entre las últimas ventas por liquidación realizadas, tal vez la más señalada sería la venta del Palacio de Gamazo, antigua Sede Social de Afinsa. Se trata de un inmueble protegido y catalogado como monumento histórico artístico nacional que cuenta con una superficie los 5.500 metros cuadrados distribuidos en seis plantas, y que ha sido vendido por 30 millones de euros. También la venta dell Palacio del Nuncio, emplazado en Aranjuez, que al parecer cuenta ya con un adjudicatario, por una cifra que ronda los 600 millones de euros.
Por otra parte, el Edificio Forum en la calle Abascal fue adquirido por subasta por Credit Suisse AG por 25,8 millones y vendido, diez meses después, a Mutua Madrileña por 31 millones de euros.
La larga sombra concursal, por otro lado pagada a precios desorbitados, persigue a los afectados.

1 comentario:

  1. Alguie sabe de la veracidad de la noticia que publican en un diario de ceuta que según adicae nos van a devolver otro 5%

    ResponderEliminar